El Roto de Las Olas

Perderte fue la posibilidad que nunca tomé en cuenta.

Pero dime honestamente, ¿qué clase de artistas seríamos si no lloráramos así? ¿Si no muriéramos así? ¿Qué clases de dioses podríamos ser sin perdernos en los abismos y en la mierda?

Te amo y lo sabes aunque te odie, y sé que no fue directamente culpa nuestra ni de nadie. Pero maldita sea, ¡cómo duele!

Eres mi hermano y lo sabes aunque no lo seas. La mortalidad siempre estuvo a nuestro alcance, porque en realidad no somos dioses.

Cuando te vea sé que te abrazaré y lloraremos y reiremos como unos malditos (solos) y nadie lo entenderá. Y dentro de mi poder no dejaré que te pierdas más nunca a mi lado. Dentro de mi poder lucho por ti, porque sé que tú también lo haces por mí.

Que te digan que en parte es mi culpa y que soy una mierda y que nunca hice nada bueno. No es posible que te olvides de nuestra vida, de nuestro mundo interno, de nuestro mundo tan real, que sentimos con todos nuestros sentidos a través de los años. Lo que creamos no se puede morir así.

Si en algún momento se ve la realidad es cuando se lavan los ojos sin reservas. Y es una obra inmutable; lo es, lo es, lo es… Porque no hay nada más real que el roto de las olas, que la rotura de los planes de nuestro corto alcance físico. No dejaremos de ser jamás de nuestra especie.

Hay momentos en que sólo puedo decir MALDITA SEA, y que se jodan las putas monjas que me digan que no maldiga; porque no estoy maldiciendo un coño de madre si MALDITA SEA es lo único que siento. Es verdad; estoy logrando que no me consuma pero no puedo negar que está allí, ¡maldita sea!

Qué soledad ni que un coño de madre los malditos enamorados; hasta un perro llora si se acostumbra a dormir con otro. Nos entendíamos ya sin hablar, sin tocarnos, sin vernos. Yo conocí tus laberintos y tú los míos, y lamentablemente no pude prever este giro. Tú eras la fuerza y yo el orden. Pero sin ti mi orden se desordena y mi fuerza se confunde sin su igual. Mi fuerza ya no reconoce espejo.

Sí se puede, sabemos que se puede. Nos lo merecemos. Y este sacrificio pasará y demostraremos cuánto verdaderamente nos merecemos. Ahora podremos ser mejores que antes. Cada día nos hacemos más fuertes. Cada día se nos abre más la mente.

Le gritaré “¡Muérete!” a todo aquel que nunca se ha querido suicidar y sonreiré pensando en tus carcajadas.

Anuncios

Mi omega

Le quisiera tocar
mis canciones;
y le quisiera tocar
tantas cosas,
que ya no le puedo mirar
indirectamente.
Cuando se sienta a mi lado
me asfixia con las feromonas,
y no aguanto las ganas de rozarle
la conciencia
con mi absoluta complacencia.
Me cuesta seguir mordiendo
la poca decencia que tengo,
porque mis manos
se acostumbran a pensarle
y compensar
por la tensión que, en mí, va
lento y se origina.
Quisiera regalarle mis eses
y el eje de mi zeta;
pues antes de enmudecerme,
era mi cuerpo analfabeta;
y antes que me analizara,
nunca me sentí completa;
y sin embargo
aún no le he visto
los umbrales.
A usted,
mi omega.

Hola, soy bisexual

Este es un mensaje patrocinado por l@s bisexuales del mundo para recordarte que:

  • SÍ EXISTIMOS
  • No estamos confundid@s; podemos sentir atracción hacia ambos sexos y punto.
  • Sólo las personas bisexuales sabemos qué es ser bisexual; así que mejor no te empeñes en explicarnos nuestra propia orientación.
  • No, no es cierto que “todas las personas son bisexuales” o se pueden “volver” bisexuales con unos tragos encima. Muchas personas tienen alguna experiencia sexual con alguien de su mismo género en algún punto de su vida; esto no los hace bisexuales. Para la mayoría, estos sentimientos son transitorios y no definen su orientación sexual.
  • No, no soy bisexual porque “quiero tener sexo con todo el mundo”. Si soy promiscu@ o infiel, lo soy de la misma forma que lo es una persona de cualquier otra orientación.
  • Sí puedo tener una relación monógama y seria con otra persona, al igual que alguien de cualquier otra orientación.
  • Muchas veces somos rechazad@s, tanto por personas heterosexuales como por personas homosexuales.
  • Si no me conoces bien, no me hagas preguntas demasiado personales; básicamente no me preguntes cosas que no le preguntarías a una persona heterosexual.
  • Nos desagrada que se nos proponga un trío apenas te enteras de nuestra orientación; no somos un juguete o accesorio.
  • No, gracias, no quiero besar a tu novia; tampoco quiero que me veas mientras estoy con otra mujer (porque no estoy buscando llamar tu atención).

Te agradecemos mucho tomar esto en cuenta. La “bifobia” también existe.

Mitos comunes de la bisexualidad (en inglés)

Profesor Vértigo

El profesor tiene las manos más bonitas este semestre. A veces aprendo más pero escucho menos; y otras, doy vueltas en el espacio con los colores y las palabras. Me da mucha hambre a las 11, pero acaba la clase y me voy satisfecha esperando otra más.

¿Qué son sus ojos sino luces en mi mente? Primero me prueba y luego me aprueba; me toca y me canta; sonríe y se levanta.

Y así, su voz como una luz en mi presente, va marcando poco a poco el paso independiente; que no siente mis latidos, pero escucha y me consiente.

Restless Green

Lo recuerdo
como si fuera el presente;
como si fuera la luz de tu mente,
el calor de tu vientre
y tus manos vacías
de amor elocuente.

Hermosa y hermosa,
y calamitosa
muñeca de loza.

Cuando te fuiste
te llevaste mis riñones,
mi epidermis y mis soles –
la sangre de mis colores.

Mis ojos desmayados
ya no laten ante el fuego;
se desatan con la lluvia
de tu anélido recuerdo.