El Roto de Las Olas

Perderte fue la posibilidad que nunca tomé en cuenta.

Pero dime honestamente, ¿qué clase de artistas seríamos si no lloráramos así? ¿Si no muriéramos así? ¿Qué clases de dioses podríamos ser sin perdernos en los abismos y en la mierda?

Te amo y lo sabes aunque te odie, y sé que no fue directamente culpa nuestra ni de nadie. Pero maldita sea, ¡cómo duele!

Eres mi hermano y lo sabes aunque no lo seas. La mortalidad siempre estuvo a nuestro alcance, porque en realidad no somos dioses.

Cuando te vea sé que te abrazaré y lloraremos y reiremos como unos malditos (solos) y nadie lo entenderá. Y dentro de mi poder no dejaré que te pierdas más nunca a mi lado. Dentro de mi poder lucho por ti, porque sé que tú también lo haces por mí.

Que te digan que en parte es mi culpa y que soy una mierda y que nunca hice nada bueno. No es posible que te olvides de nuestra vida, de nuestro mundo interno, de nuestro mundo tan real, que sentimos con todos nuestros sentidos a través de los años. Lo que creamos no se puede morir así.

Si en algún momento se ve la realidad es cuando se lavan los ojos sin reservas. Y es una obra inmutable; lo es, lo es, lo es… Porque no hay nada más real que el roto de las olas, que la rotura de los planes de nuestro corto alcance físico. No dejaremos de ser jamás de nuestra especie.

Hay momentos en que sólo puedo decir MALDITA SEA, y que se jodan las putas monjas que me digan que no maldiga; porque no estoy maldiciendo un coño de madre si MALDITA SEA es lo único que siento. Es verdad; estoy logrando que no me consuma pero no puedo negar que está allí, ¡maldita sea!

Qué soledad ni que un coño de madre los malditos enamorados; hasta un perro llora si se acostumbra a dormir con otro. Nos entendíamos ya sin hablar, sin tocarnos, sin vernos. Yo conocí tus laberintos y tú los míos, y lamentablemente no pude prever este giro. Tú eras la fuerza y yo el orden. Pero sin ti mi orden se desordena y mi fuerza se confunde sin su igual. Mi fuerza ya no reconoce espejo.

Sí se puede, sabemos que se puede. Nos lo merecemos. Y este sacrificio pasará y demostraremos cuánto verdaderamente nos merecemos. Ahora podremos ser mejores que antes. Cada día nos hacemos más fuertes. Cada día se nos abre más la mente.

Le gritaré “¡Muérete!” a todo aquel que nunca se ha querido suicidar y sonreiré pensando en tus carcajadas.

Anuncios

Vómitos de abuso pasado

No me culpes por lo que tú haces, escúchame. Yo soy tan importante como tú, así como mi bienestar físico y emocional. No me voltees todo lo que digo, yo no estoy loca. Lo que estoy es demasiado frustrada de tratar hablar con una persona tan inmadura que ni me reconoce como un igual. Si no me he ido a la mierda es porque me has lisiado a tal punto que ya no reconozco mi propio valor y no creo poder conseguir algo mejor.

Estas palabras no valen, nunca servirán de nada; en el sentido de a quién se le dirigen, es el tipo de persona que no escuchará ni admitirá falla propia. No tomará en cuenta estos sentimientos. Lo que hay que hacer es salir corriendo, por difícil que sea.

Sí, lamentablemente aún guardo algo de odio en el fondo aunque no quisiera; porque me robaron años de vida, pero aún peor años de felicidad, y de libertad. Truncaron mi crecimiento, y al final técnicamente fui yo quien lo permití. Me doy cuenta de estos sentimientos ocultos después de meses sin llorar, estando relativamente feliz, habiéndolo olvidado todo y borrado todo registro de lo sucedido. Me doy cuenta por una conversación casual que llegó a ese punto negro en la memoria, quizás pseudo-borrado o escondido a la fuerza para poder seguir adelante, y entonces uno lo recuerda todo y aunque ya haya pasado, y todo esté bien, y hasta se esté bien lejos de aquella persona, encuentras algo que sigue roto sin haberlo imaginado y quizás uno empiece a llorar a pesar de estar a salvo de todo ya. Residuos, dolor, trauma, recuerdos. Sobre todo recordar ese horrible sentimiento de impotencia y desamparo.

Pero no me sentiré ni culpable ni estúpida, por haber sido víctima de abuso emocional/psicológico, por haber estado enamorada “ciegamente”, por haber perdido mi sentido de autonomía después de escuchar tantas veces tantas cosas negativas acerca de mí. No me sentiré culpable por los juegos psicológicos que emplearon en mi contra. No me sentiré estúpida por el miedo que tuve. No soy para nada débil ni imbécil, lo que soy es humana. A veces uno no aprende por las experiencias de los demás, porque desde el punto de vista propio no parece lo mismo. A veces uno se retrae tanto que ni considera la posibilidad de que lo que se está viviendo es abuso. Yo me di cuenta mucho después de terminar la relación, muchas veces, sin decirle a nadie, consideré que simplemente era una inepta y no podía hacer nada bien o que quizás estuviera loca.

Ahora ya no pienso negativamente acerca de mí misma, ahora soy libre, ahora sí puedo ser feliz, ¡ahora sí puedo, todo lo que yo quiera! Ahora reconozco todas esas cosas que estuvieron mal y que no volveré a aceptar pero ni un poquito; ahora reconozco lo que realmente soy y mi propio valor, que me lo doy yo y nadie más. Para muchos será algo tácito, parecerán afirmaciones infantiles o ridículas, pero sé que hay otros que han vivido o están viviendo lo mismo y les hablo como si estuviera hablando conmigo misma en el pasado.

Sí se puede, tú puedes salir de eso. Tú mereces ser plenamente libre y feliz. Mereces amor, mereces cariño, sólo por el hecho de ser humano y necesitar amor. Eres un hermoso ser de luz que merece volar, que sí vale mucho aunque quizás en este momento ya no lo sientas o no recuerdes por qué. No digo que sea fácil, pero sí vale la pena. No te dejes subyugar más, la esclavitud ya es ilegal desde hace rato como para dejarse dominar la vida y los sentimientos por otro. Quizás por aquella persona ahora te encuentres aislada, pero no por eso estás sola. No creas lo que te digan aunque te lo hayan dicho millones de veces, aunque lo hayas creído antes; cree en ti misma ahora. No tienes la culpa, eres humana. Mereces mucho mejor, y sí lo puedes conseguir; empieza por sacar la basura. Si te maltrata constantemente, no te hace feliz; y no merece ningún espacio en tu vida, aunque siempre se arrepienta y luego te diga cuánto te ama. Mereces una vida mejor.

Artículos que todos deberían leer:

http://www.consultasexual.com.mx/Documentos/presiona.htm

http://www.todamujeresbella.com/1268/abuso-psicologico-emocional-a-la-mujer/

http://www.todamujeresbella.com/6599/el-sutil-abuso-emocional-psicologico/

http://www.cepvi.com/articulos/abuso_emocional4.shtml

Mientras más amas a tus decisiones, menos necesitas que las amen los demás.

Mayonesa

Almorcé en mi necesidad, mientras la Universidad me arrastraba. Mis pies caminaban con su marcha atrás desde el espejo en donde los miraba. Siempre hay hombres deambulando. Sólo son muertos que no pueden hacer nada. Hay algunos que ni nombre tienen, sólo son números. ¿Los ves? ¿Te da miedo o asco? A ti nunca te llevarán, llegará a tu casa una mayonesa que te reemplace.

Para las arañas

Convulsiono con las palabras de mi diafragma
a ti te confieren status
No es simplemente el hoy mi ciervo
son todos, el mañana rumia
sobre cuatro patas, pierdo la cabeza
sin manchas en los ojos, soy diferente
con mi hurañero espejo viéndome en internet.

En ti me siento y veo el agua, misma de la mañana.
Sólo instantemente, ¡están las deudas!
Así este plagio no es condena eterna
para tu felación, prepárate en rosados.
Será el mejor servicio a tu planeta, si no
tan solitario aquél, el más temido.
Seré manzana yo por no evitarlo.

En mi televisión, parece nunca haber
No habrá comida suficiente en mis entrañas
No habrán personas suficientes para las arañas

Sangre

Es turbio amar y odiar al mismo tiempo
pero huele tan bien que da tristeza
y en las bocas, hay dos lágrimas de fresas
En mi cintura y en mis pies,
blanco y rojo cereza.

Tú y yo,
éramos dos colores en la tierra,
dos amores en la guerra,
dos dolores en la mierda,
dos temores; teta tierna,
dos señores, ni si quiera
dos errores que despiertan,
dos condones en la iglesia.

Sangre, sangre y sangre
a mí me sacabas, y me sacudías
y me golpeabas, y me dolía
y me violabas, y yo corría
como una mantequilla por tu cuerpo entero;
entre tus brazos y sobre tu pecho.

Escrito frente a los perros

Pesadilla

Siempre alejas el visor –
Nunca he tocado a otro.
Siempre es el líquido televisor –
Nunca he mostrado el roto.
Siempre es mi segundo rostro –
No conozco lo mejor.

Siempre hay ráfagas de vino –
Nunca estuve yo presente.
Siempre hay épocas de orgasmos –
Nunca fui yo invitada.
Siempre es detrás de velo –
donde no puedo ver nada.

Siempre es nunca y nunca es siempre
Nunca he sido algo distinto (₴)
Siempre es malo mi cabello (β)
Nunca he sido las demás ♥
Siempre hay males en mi cuerpo ≈
No seré yo toda mujer. ≠

Siempre han sido animales –
Nunca quise yo Ƨoophilia.
Siempre llegan también niñas –
Nunca quise pedofilia.
Siempre mi androginidad ha estado –
No por eso estoy enfermo.

Es todo lo que ha sido una vulgaridad del miedo.
Queda mejor sentirte como pesadilla
que pensarte una presente realidad.


Una nariz repleta de elefantes

Dicen que hay cosas peores
Es obvio que nunca han sido ellos
un saco de piel con entrañas
Fumaré hasta convertirme en cenizas, en el aire
Total, ya me he quedado sin voz.

Sin voz, ya no eres nadie
y la madre Teresa es una niña llorona.
De los cuatro, sólo uno me gusta,
y el otro es el que ya conozco.
Es el que nunca a mí me ha conocido y siempre me ha mentido.
Pero el primero también, es sólo una nariz repleta de elefantes.

Allá afuera hay negligencia celular, de cada tipo
Hay demandas para reconfortar los ultrajes sentidos.
Tengo sida aquí en mi cama,
no hay nadie en la otra mitad.
Me entenderás cuando te veas
tú, como un saco de piel lleno de arañas.
En tu pene sólo quedará el recuerdo.

6.30