Los colegas

El agua estipendiaria ya ha hablado
No es tu discurso aurífero el que esperaban
los colegas de la mies y de la mierda
La belleza exfoliadora del día presente
ya no representa una amenaza a las demás cigüeñas

Sin palestra para el pobre,
se marchitaron las discotecas;
y el equipo de sonido, con sus heces de odio
arrojó lo que quedaba al huracán cercado
para suplicarle un alma mejorada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s