Nadar la nada

Sinceridad,
¿qué pasa?
¿Por qué tus mariposas
ya no vuelan por mi caza?

Si quieres cuélgame la escoria
del pezón de mi memoria
para estar contigo, amada,
en tu sucinta euforia

Tu beso
hegemónico
que destrozó la esfinge en mi meninge
me recuerda que lo ecuánime
quizá sea solo una excusa para olvidarse
y ocultar las malditadas que nadan
en la nada de mis aguas

Anuncios

Una respuesta a “Nadar la nada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s