Las excepciones zurdas

Televisor de clóset y hojas escondidas
Olor de la chaqueta negra cuando estaba limpia
La noche cálida no solitaria
y luna llena sin hablar
Día callejero de café variado
y guerra de papel
Paso mojado de algún viaje largo
y tabulado rojo femenino
Lucha de polos en juego de recuerdos viejos
Disparo loco y amoroso
y pistola fría que me olvida
Ropa húmeda y sucia sobre el piso
y la resentida que se deja
Suspiro feliz del p.m.
y miedo de la tarde madrugada
Las horas que alucinan y descansan,
regaños animales de inocencia
Desayuno suave frente a cara
y apetito muerto de tristeza
Risa vertiginosa
y lágrimas de eterna cicatriz
Aro perdido en tu cama
y los rayados en la puerta
y las manchas nuevas de pintura sudorosa
y cada re-pintada encima de las viejas
son mil historias para no contarse
aunque tan sólo sea en apariencias,
porque hasta hoy se aloja cada año pasado
profundizando,
entre todos los órganos que tienes,
cada secreto publico que cargas.

Anuncios

2 Respuestas a “Las excepciones zurdas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s