Entre la pulcritud

Todo estuvo sobriamente calculado
Ahora cada quién se esconde a su manera
Hay mil mieditos blancos en tu cuarto,
entre la pulcritud, dejándose ignorar

Manos en tu cintura,
al lado de tus senos
cuadrados definiendo cada pensamiento
mirando ausentemente
a la morena pausada
esculpida en la pared

Te fuiste clásicamente del ascensor
mientras el público observaba estupefacto
y cada paso en falso, a propósito,
fue un segundo menos al aplauso

Y entre las cláusulas vacías del acuerdo
había una sentencia que dictaba
vanagloriar tu fenecido cuerpo
a la no-luz de la puerta cerrada

Anuncios

2 Respuestas a “Entre la pulcritud

  1. Me ha costado un poco y quiza no lo he entendido del todo, entiendo una historia y quiza sea que no la entiendo por que me es ajena, sabes quiza la carga de trabajo mata un poco mi sensibilidad un saludo poeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s