¡A la horca!

¡Vayamos a la horca!
Allá nos llaman con furor.
El más ferviente fuego masticamos con los dientes
y la noche es su sabor.
Las violencias de la paz se han derramado en mi comida.
Las vitaminas de la muerte en mi organismo anidan.

¡Vayamos a la horca!
Allá me deben un favor.
Inusitadamente, ahora, te respondo en este instante
por primera vez, ahora, ves lo involuntario
en mi inocencia, soy sin conciencia a deshoras y adelante
La deshonra de la vaca se registra en mi pupila amante.

¡Vayamos a la horca!
Allá se quita el estupor.
Enumérame el estado antes de irme a la cama
entre colilla y libremente –
Toda mi ropa huele a un cuerpo diferente
y mi lavadora es un absurdo crucigrama
en el que espera cada cuadro un número ausente.

¡Vayamos a la horca!
Allá no puede ser peor.
Has visto a ratas masturbándose la enfermedad
con más basura externa que se pueda elucidar
besando a los zapatos de los niños de la nada
con la exclusividad divina de un cristiano infierno y más.

¡Vayamos a la horca!
Allá nos llaman por error.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s