Pastoral de Cobra

Empírica Pandora,
pequeña prostituta de actitud exploradora;
el mordisco de tu carne cagada me ha manchado –
y la obscenidad del odio no se puede lavar.

Sé que eres tú la oveja nueva
para expiar la orgasmitud de una necesidad manceba.
Tus cornos arios ya han dañado toda mi cosecha,
y sin embargo, aún no me pagas con tu dulce piel de cerda.

Mi regalo en zanahoria, no lamento;
del suicidio ya tenías conocimiento
Mi veneno aún permanece en esas venas,
pero no te has dado cuenta que soy yo la cobra vieja.

En el Hades ya no queda cobertura celular
Has sido tú,
el aposento afórico de mi hace-amado ñu
Me ha abandonado a tu
visión que ya no como nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s