50 kg

Todavía en el piso, se siente el fantasma pantalón
y el dorso del zarcillo, confort de cicatriz
Helado amado de brassier que escupe
en la boca que toca a cualquiera
Con 50 kilos de escombro bajo la piel,
no hay mucho qué hacer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s