La Sucursal del Perro

Puta inmunda en el suelo,
en aceite, harina y falso vuelo;
cara de modelo y pies de barro
Eres un laberinto lleno de cuchillos y acuchillados
de pistolas y pis por todos lados
Oro viejo, ojo golpeado

Por tus venas corren sardinas
inoculadas contra sí mismas
una encima de otra, cagando, llorando
consumiendo el cansancio que queda
del ruido a gloria, amor y miedo,
el ruido-odio a la pata del cerro

Si el Ávila llora, nos derrumbamos todos
y nuestra piel de ladrillo
caraqueño, cara que no, claro que no…
No soy yo, dame otro nombre
No eres tú; ciudad herida en bala,
ahora llena de pus y gangrena

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s