Sánduche de Madre

Placer penoso y dolor extrovertido
Todo ya estuvo, y luego advertido
Putas pequeñas de gran inspiración
Pérdida ajena de un color, conservación

Los niños regocijan sus juguetes fríos
y cargan por las calles con sus veintitantos años
siempre en la mochila, al lado – el sánduche de madre;
buscando recrear en mil hermanas menores
las anheladas tétradas y pedo-filiaciones.

Corazón de lagarto o piel de culebra;
quiero yo de vaca o concha de naranja
Pero los hombres son colesterol ingenuo
y las vaginas son de dieta cruel;
son ánimas que hacen mis ojos roncos
y mis lágrimas sabor a pus con miel.

Insípida, cándida y ácida amargura
Aleja la distancia contagiosa, no se acerque
Lazos de raza y sub-versión supra-indicada
Él es E.D.; no es nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s