Chocolate

Me quedé sin dinero y desperté desnuda
vomitando entre risas de boca seca
Las ventanas se amontonaron todas
y cada prisma en las partículas de vidrio en mi retina
Sin querer me desprendí una córnea.
Robótica ilustrada en una sala de alfileres
mientras mi propia correa me traiciona a mano derecha
¡Chocolate! Por fin cuadrado frente a mí de nuevo
Sonrío (No te quise comer, pero te besé demasiado
y te molestaste y no quisiste ser parte de mí)
Quiero más pantallas que no tenga que mirar
porque mirando me olvido y no tiene sentido
sentir que en mi oído no habrá más sonido.
Perdiendo la compostura es que encuentro cierta cordura
en mi mente habrá siempre una válvula rosada
entre ese izquierdo amor y este derecho indiferencia.

Ahora por fin me largo y me corto en teoría
(o en otras palabras, de mentira,
porque siempre me acorto y me pego al final)
y como un acordeón reboto por la vida
en manos de un sudado rebuscándose.
Las católicas son mediomusas en el recuento
de mi científico hedonismo literario,
porque si le preguntas a un estómago o a un hígado
bien te dirá que es necesario
degradar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s