Verde oscuro y libertad caramelo

Cuerpo militante, blanco olor
Piedra azul en estupor
con mi sonido y rota flor,
rotan todos, roto yo
sobre el eje sin color.
Despiadadamente bueno;
la mentira es algo cierto en aplastado sentimiento.

Mi soldado nunca es mío,
sino un día – medio día
verde oscuro de alegría y no memoria.
Con respuesta o sin respuesta; ya no espero.
La libertad sangrienta en mí se vuelve caramelo.

La ciudad de olor a hombre, el campo a mujer
natura del ser madura
y anillo amargo en el riel café.
Camino en las dosis suaves de algún por qué.

Y sí, a las siete se apura
Y no, a las dos ya no hay tren
Sale del castillo a las doce y no sabe con quién.
Sin mí, será clara la oscura y el oro también.
Más allá del tiempo se escurren
todos los que en mi pecho se duermen.

Sucia estoy, aquí vivo sin baños.
Le tengo fobia a ser novia,
pero ¡qué cosa es ser esposa!

– ¡Detente! (que no es decente)
– ¿Pero qué?
– Pero qué bien se siente.

La calidad de la humanidad no intenta defenderse
sólo intenta desprenderse de su seriedad.
Las vírgenes desnudas hoy se despiertan mudas
ante el juego de insolencia en su necesidad.

Tortura, locura de mí en su hendidura,
reflejo del miedo en el duelo sexual.
Espejo, azulejo en el fuego sagrado
y los senos profanos, de noche se van.

La carne en mi sangre se cierra a la guerra,
pero al habla de amor, se desborda
completamente incompleta y parcialmente concreta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s