Sangre

Es turbio amar y odiar al mismo tiempo
pero huele tan bien que da tristeza
y en las bocas, hay dos lágrimas de fresas
En mi cintura y en mis pies,
blanco y rojo cereza.

Tú y yo,
éramos dos colores en la tierra,
dos amores en la guerra,
dos dolores en la mierda,
dos temores; teta tierna,
dos señores, ni si quiera
dos errores que despiertan,
dos condones en la iglesia.

Sangre, sangre y sangre
a mí me sacabas, y me sacudías
y me golpeabas, y me dolía
y me violabas, y yo corría
como una mantequilla por tu cuerpo entero;
entre tus brazos y sobre tu pecho.

Escrito frente a los perros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s