Las Curvas de la Mañana

Espadas inesperadas entre las curvas de la mañana
y la amargura de madrugada
es una atadura para mi espalda
Al ver las sombras descombinadas
con las palabras amalgamadas,
discutes cada pensa-movi-miento.

Al ser juzgada por el asesino,
clávame su cara en cada sufrimiento,
al culparme lento con placer austero
por cada palabra, hasta por mi sexo
por cada mañana, cuántos elementos
han tenido precio en mi facturación.

Odio cuando todo se repite,
pero debe hacerse para sentir continuidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s