Galletas II

Ya no hay más galletas para yo ofrecer;
si quieres, suicídate con mi café.

Las paredes habladas han sido violadas
y ablandan los ojos del viejo.
Puedes mirar como pueden pasar
tantas cosas, al frente un espejo.

gritarás, gritarás,
y nadie escuchará
llorarás con poemas añejos

Mi historia es de la que nadie escribirá
por la sangre y el asco del cuento.
Pura sangre mental y repudio verbal –
la comida en los dientes de metáforas,
aunque sí tengo un rojo de encías

Soy 91 deseos y 91 venganzas
y dos décadas que cansan cada medio del papel
Soy el silencio jamás pronunciado,
y mi amigo disfrazado de un pedazo de queso
envuelto apasionadamente en mi corazón
se envuelve cálidamente en el colchón.
Son diez años después de las noches de ponqués
que me afeaban y engordaban mis neuronas

Me quitaron la casa entre los cielos fríos
Mi rabia es el negro de la tinta
Muertes en las sombras malolientes
Las lágrimas me salen como gotas de agua seca
pero él me llena de un pacífico vacío

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s