La chica más perturbadora

Perdiste el cuaderno de tus pensamientos
Aquellos días se maquillan
demasiado, igual que tú
Esperabas que no lo dijera,
que me escondiera,
que me rindiera
Y la verdad es que estoy
muy cansada, y tal vez,
lo vaya a hacer otra vez
Fuiste mi mejor amiga en un momento,
aunque nunca te pude comprender.
Ya había decidido que ya no me interesa.

Siempre será parte inevitable de tu vida.
Ella se lo merecía más que tú.
Las verdades se han casado con las banalidades,
ojalá que eso te pueda hacer feliz.
Mientras tanto, aquí te mando saludos cordiales
desde los suelos donde vivo ahora yo.

Me he cansado de esperar
a los amigos ideales que no existen, como yo.
Las repeticiones de los mundos fallidos,
me temo, aturden en exceso.
Déjalos reír.

Si no pudieras alegrarte con los siglos pasados,
debes huir.
Corrígeme si estoy equivocada,
que de seguro sabes tú más que yo.

Los colibríes zurdos no se van llorando,
porque ellos saben que tienen a dónde ir.

Y llegará un momento en que se afloje la mente.
Ves, es que los diablos se aparecen cuando nadie puede ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s